De Boijing a Yangshuo: Comida China

Tofu con tomate y té verde

Tofu con tomate y té verde

He aquí una galería de delicias chinas (de China de verdad, no la de los restaurantes de aquí) que os abrirán el apetito. ¡Que aproveche!

Soy un fantasma

Hong Kong

Soy un fantasma.

Soy un fantasma que emerge de entre la niebla matinal para mezclarse con las sombras. Sombras sin definir que cada mañana atraviesan la ciudad para ir a trabajar. Figuras teñidas de gris por la niebla, el frío y la tenue luz del alba.

La niebla es mi disfraz; el frio, mi respiración; el sol, mi verdugo. Detente un solo segundo y sentirás mi abrazo, la caricia de un otoño tardío en todo su esplendor.

Soy quien te produce escalofríos. El aire que se cuela entre tus ropas y te estremece, soy el último suspiro del vagabundo que duerme bajo el quiosco de música.

Soy un fantasma, la musa del poeta taciturno, el latigazo de los paseantes mañaneros, una hostil bienvenida a un nuevo día.

Y cuando llegue la primavera, ya nadie me echará de menos.

Vacío

20151113_232721-01
Aquel whisky barato acabó por rematarlo cuando aún le quedaban muchos amaneceres por ver.

A la pata coja vio pasar frente a sus ojos los borrones de los que se había compuesto su vida.

—Pobre infeliz. Se ha topado con la muerte sin siquiera haber vivido un solo día de su vida —le dijo una voz desde los más profundo de su oscuridad.

—¿Qué? ¿Por qué? —respondió desde algún lugar de camino hacia ninguna parte, donde su alma había sido condenada a pasar la eternidad.

Medianoche de un martes

Web

Llegó en el último tren. Salió de la estación y le sorprendió lo desierta que estaba la calle, no había gente, no había coches. Era la hora de los camiones de basura. Hacía tiempo que no se sentía tan sola en el planeta, caminando por las silenciosas calles. Llovía ligeramente, pero no abrió el paraguas, avanzó mientras las gotas de lluvia le iban humedeciendo la cara.

Al pasar por la plaza, vio que el reloj marcaba las 23:45 y por un momento se sintió como Cenicienta. Pero no, ese no había sido su gran día y tampoco un príncipe azul iría a buscarla. A mitad de camino se cruzó con un viandante despistado que volvía a casa. “¿De dónde vendrá? ¿Quién anda a estas horas por la calle un martes?”, pensó. Después sonrío. “Yo misma”.

El chocolate y el amor

CHOCOLATE

Le cactus dépressif

Pinchitos III

Una foto publicada por Noemí Rivera (@noerive) el

Être un cactus ce n’est pas facile. Nous sommes voués à une triste vie de solitude parce que personne ne veut nous embrasser. Mon corps est couvert d’épines qui font Noémie crier. Oui, je suis le cactus de Noémie et j’habite dans un coin sur son bureau, dans une tasse qui était à sa mère. Tout le jour et toute la nuit.

El otoño en mi Instagram

6

He atrapado el otoño en mi smartphone :)
Instagram @noerive.

Más fotos:

Manga girl

manga girl 1

Esto es lo que pasa cuando te pasas más de 7 horas viendo anime. Coges un lápiz y no te sale otra cosa.

La ilustración, paso a paso:

Un día cualquiera en una calle cualquiera

un dia

Engullidos por las modas, caminando sin rumbo hacia ningún lugar en particular.

Problemas de peinado

zanahorias