El Filipino que murió virgen

Miércoles, 19 de mayo de 2010, 11:00 a.m. Una súbita y violenta necesidad de azúcar (chocolate, básicamente) atormenta mi organismo. Me levanto de mi puesto de trabajo y recorro la oficina en busca de algo que me ayude a comportarme como un ser humano y me permita seguir cumpliendo con mi trabajo. Echo mano del cajón común de las galletas. Cinco variedades distintas de galletas y solo una contiene chocolate: los famosos Filipinos. Abro el paquete, cojo el primer ejemplar y… ¡Sorpresa! Creo que, a partir de aquí, sobran las palabras. Sólo diré que este filipino tuvo el infortunio de morir virgen.

El último filipino virgen
Noemí Rivera 2010. (cc) by-sa

Pido disculpas por la deficiente calidad de la imagen, mi humilde teléfono móvil no puede dar más y Photoshop tiene sus límites (bueno, tal vez no, pero no quiero perder horas intentando arreglar esta simple foto).