Micropenes de la historia del arte

The rape of a sabine. Jan H. Muller

The rape of a sabine (La violación de una sabina), 1598. Jan H. Muller

Una de las obras del museo de la Universidad de Stanford que más me impactó fue un grabado del artista holandés Jan H. Muller (1571-1628): The Rape of a Sabine (La violación de una sabina). ¿Por qué? Analicemos el grabado.

Análisis

  1. Prestemos atención al instrumento del romano. Desde luego, llama la atención (calculo que tendrá unos 5 cm); creo que un niño la tiene más grande.
  2. ¿Se trata de un “arma” con “ganas de guerra”?
    1. Sí. O al menos debería. Si va a violar a la pobre mujer, es porque está excitado.
    2. No. Es imposible que un pene de ese tamaño quiera guerrear (¿cómo estaría si no en estado normal?)
  3. Ambas hipótesis son perfectamente válidas, pero me guiaré por el título de la obra y la acción que se muestra en ella, y optaré por la primera: el romano tiene ganas de mambo y por eso decide atacar a la sabina. Preguntas:
    1. Está claro que la mujer se resiste; luego, con todo el forcejeo, ¿conseguirá el romano mantener su cosita dentro durante al menos dos segundos? Difícil tarea.
    2. Si lo consigue, ¿llegará a sentir algo la mujer?
    3. ¿Podemos hablar realmente de violación?

Conclusión

Teniendo en cuenta todos estos parámetros, podemos llegar a la conclusión de que el título de la obra es erróneo. Propuestas para renombrar el grabado:

  • Sabina da un resbalón y romano intenta sujetarla para que no caiga al suelo.
  • Pareja de baile con poca o nula experiencia.
  • Mujer horrorizada intenta huir tras ver el tamaño de la masculinidad de su marido.
  • Hombre que se venga de su mujer por haberle cortado el pene.
  • Campeón y campeona de fitness nudista de 757 a. C. bailando en la entrega de premios.
  • Etc. (se aceptan propuestas)

Está claro que este no es el único ejemplo de micropenes de la historia del arte, la escultura greco-romana y renacentista nos han dejado numerosos ejemplos de miniaturas fálicas. Y yo me pregunto, ¿qué pasaría por las mentes de esos artistas?

4 Comentarios a Micropenes de la historia del arte

  1. jon dice:

    Evidentemente el romano esta intentando ligarse a una de donosti, en pleno apogeo va a darle un beso y ella le hace un movimiento retractil a la vasca en toda regla, la hombría del romano se ve tan atacada que el pene se retrotrae a su minima expresión, tamaño pistacho, y acto seguido se va a por la amiga fea de la chica, que suelen ser las mas agradecidas porque se quedan con el chico mientras la guapa siga esperando que llegue el rubito surfero al que volvera a decir que no cuando intente algo.

    fin

    Cualquier parecido con esta explicación y datos autobiograficos es absolutamente real.

  2. Noemi dice:

    Chapeau. No tengo palabras 😉 10 puntos.

  3. Julen dice:

    cuanta sabiduria en ese comentario jon

  4. Están al aire libre, tal vez hacía mucho frío y bueno la temperatura afecta quiéralo uno o no

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *