¿Qué fue del exprimidor?

El fin de la conspiración
El fin de la conspiración. Noemí Rivera. 2010 ©

Las naranjas mutantes han hecho reflexionar a más de un lector de este blog. Hace unas semanas, Agus se puso en contacto conmigo para hacerme llegar su inquietud: ¿qué fue del exprimidor que acabó con las naranjas mutantes? Esa noche Agus pudo dormir tranquilo gracias a la respuesta que le hice llegar.

Pregunta:

Estoy intrigado por la suerte que ha corrido el exprimidor, pienso que estará deprimido, al terminar con las naranjas, su vida dejo de tener sentido, es un claro ejemplo de que unos necesitan de la existencia de los otros el sentido de la vida de los “malos” es que haya “buenos” que den sentido a su maldad y a la inversa que sería de los buenos si no hubiera malos.

Una pista, ¿las naranjas se extinguieron? No quedan más cítricos,  ¿Se reconvertirá el exprimidor en un vulgar rayador de verdura? son cosas que me tienen intrigado, por las noches veo al exprimidor en el fondo del armario de la cocina y sufre pues ya no puede ejecutar naranjas y su vida ha pasado de ser una vida PLENA a ser una vida PLANA. Sé que algún día despertará del fondo del armario y dará buena cuenta de limones, limas y mandarinas, y volverá a ser malo y por lo tanto, hará bueno a los demás.

Respuesta:

No te preocupes por el exprimidor, la sombra aún no ha  abrazado sus días de gloria. El exprimidor sigue al acecho en el fondo del armario, sobre la mesa, en el cajón o dondequiera que esté, pues las naranjas mutantes no han muerto. Cualquier naranja es susceptible de mutar en cualquier momento, por lo que tiene que estar ojo avizor para hacer zumo de cualquier naranja mutante que se cruce en su camino.

Espero que esto te ayude a dormir mejor 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *