Menú del día: Cerebros de gato

Cerebros de gato fritos

Sábado 19 de febrero de 2011, 12:49. Estaba yo sumida en la lectura del periódico y cómodamente sentada en el sillón de la sala cuando un agradable olor a comida penetra mis fosas nasales y se instala en esa parte del cerebro que despierta el apetito de cualquier carnívoro. Con cautela deposito el periódico sobre la mesa y me levanto en busca del origen de tan poderoso olor. Llego hasta la cocina, donde el olor se intensifica por mil y me hace soñar con la llegada de la hora de comer. Me asomo al fuego, donde una sartén con una tapa metálica esconde el secreto del menú de ese día. Retiro la tapa ansiosa por descubrir con qué alegraré mi estómago en unos minutos y me encuentro con… ¡una docena de cerebros de gato! Cruel, macabro, repugnante, pero increíblemente delicioso. Bon appétit.