Soy un fantasma

Hong Kong

Soy un fantasma.

Soy un fantasma que emerge de entre la niebla matinal para mezclarse con las sombras. Sombras sin definir que cada mañana atraviesan la ciudad para ir a trabajar. Figuras teñidas de gris por la niebla, el frío y la tenue luz del alba.

La niebla es mi disfraz; el frio, mi respiración; el sol, mi verdugo. Detente un solo segundo y sentirás mi abrazo, la caricia de un otoño tardío en todo su esplendor.

Soy quien te produce escalofríos. El aire que se cuela entre tus ropas y te estremece, soy el último suspiro del vagabundo que duerme bajo el quiosco de música.

Soy un fantasma, la musa del poeta taciturno, el latigazo de los paseantes mañaneros, una hostil bienvenida a un nuevo día.

Y cuando llegue la primavera, ya nadie me echará de menos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *