Las comidas del día

Esto es una dieta como Dios manda, y lo demás, tonterías. ¡Viva el comer!

 

Acampar en París

Dormir entre todo tipo de fauna insectil y arácnida sin saber cómo ha entrado en tu tienda.

Sentir el gélido abrazo de la luna de setiembre.

Despertar con el siniestro graznido de los cuervos.

Cruzar un bosque cubierto de rocío para ir al baño.

Encontrarte la cucaracha más grande que has visto en tu vida en el único retrete limpio del baño.

Luchar contra los cuervos para que no se lleven el resto de tu desayuno.

Bois de Boulogne, París, 30 de agosto de 2012.

[Ver también: Road trip a Paraís en 15 fotos]

Patos

Camping Zeeburg, Amsterdam. Últimos días de agosto de 2010.

 

 

Marianosh Rajoy feat. PSY. Moncloa Style!

El baile que todos estábamos deseando ver bailar a Rajoy.

Road trip en 15 fotos

iPhone + Instagram + Muuuuchas horas de carretera y aburrimiento.

La evolución de los pantalones cortos

Acortamiento progresivo y sutil de los pantalones en el últimos 10 años. La pregunta es: ¿Visto el camino que llevan, a dónde iremos a parar? Hipótesis:

  • 2014: Pantalón braga
  • 2017: Tangalón

 

La playa: Ese extraño espectáculo

Ir a la playa es una gozada. No solo porque es sinónimo de verano, buen tiempo y vacaciones (para los que las tienen), sino porque el mero hecho de estar sentada sobre la toalla y ver pasar a la fauna playera es todo espectáculo. Un extraño espectáculo que no te cansas de mirar.

De cómo las rebajas afectan negativamente a nuestra imagen

Seamos sinceros, ¿cuántas veces nos hemos comprado algo horrible, solo porque estaba tirado de precio? Esa camiseta hortera de la que nos reímos durante la temporada, pero que en rebajas se vuelve apetitosa por su bajísimo precio. Y al final, cegados por los precios bajos (y es que la economía está muy mal), acabamos picando y nos compramos esa cosa que, visto con los ojos del ahorrador (o del rata, en algunos casos), deja de ser tan fea y pasa a ser «distinta», «alternativa», «a contracorriente».

Y así, acabamos con el armario lleno de ropa a la que desearíamos prender fuego y dejarla arder hasta que se consuma el último milímetro cuadrado de fibra. (Bueno, creo que me he pasado un poco, pero nos entendemos, ¿no?).

«Hermanos». Retrato genético

Hermanos

Basándome en los «Retratos Genéticos» del fotógrafo Ulric Collette, he decidido experimentar por mi cuenta y fusionarme con mi hermano. Mola, ¿no? Vale, sí, mi hermano es un poco cabezón; por eso no ha quedado perfecto y las barbillas están descompensadas.

Conversaciones de oficina

Esta es la oficina que nos deja la era digital. Caos y desesperación. ¡BASTA YA!