El monstruo de debajo de mi cama

La historia que relato a continuación representa un hecho real y veraz que tuve el horror de vivir en mis propias carnes. Podéis creerlo o no, me da igual. Pero allá vosotros. (Posiblemente más de uno también se haya visto en la misma situación).

La noche del 22 al 23 de julio fue una calurosísima y a la vez tormentosa noche; posterior a la luna llena. Abrí la ventana para que entrase el fresco que trajo la tormenta y me metí en la cama con mi pijama de cerdos mutantes hacia las 23:00. Di vueltas y más vueltas, ¡qué calor! Finalmente decidí despojarme de las sábanas y dormir con mi cuerpo al descubierto, sin más protección que la luz de las farolas de la calle que se colaba por mi ventana.

More →